Proyectos
INSTITUCIONALES:
  • PPM Pan para el Mundo (Alemania)
  • FSDH Fundación Sueca para los Derechos Humanos (Suecia)
  • Diakonía Suecia
  • IPH Iglesias protestantes de Holanda
  • IUC Iglesia Unida de Canadá
  •  

    OTROS PROYECTOS:

     

  • Proyectos puntuales con Oficinas de Cooperación al Desarrollo (OCD) de las embajadas y otras Agencias.

  • Visita nuestro Canal

    Próximos eventos

    There are no events.

    El Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba, desde una cosmovisión cristiana que fue también la de los precursores de nuestra nación, reitera su compromiso pastoral de hacer realidad la iluminadora visión de José Martí, quien definió la raíz fundacional de la patria con las siguientes frases: “Con todos y para el bien de todos” y “Deberes y derechos han de ir juntos”, adelantándose a lo que luego ha sido definido como los Derechos Humanos basados en la dignidad plena del ser humano.

    Los Derechos Humanos están indisolublemente unidos a una Cultura de Paz que facilite superar los conflictos por medio de diálogos, consensos, pactos y leyes que contribuyan a evitar la violencia en todas sus manifestaciones, faciliten el autodesarrollo comunitario y el derecho de las personas y agrupaciones humanas comenzando por la familia, para lo cual se han creado instrumentos que los Estados y organizaciones internacionales de la sociedad civil, incluyendo las religiosas, tienen la obligación de proteger.
    La persona, su vida y sus relaciones, también el biosistema, son el objeto principal de los Derechos Humanos, aunque debemos destacar que existen sectores especialmente vulnerables como la familia, los niños, las mujeres, las personas con discapacidad, los pobres, los ancianos y otros grupos sociales marginados por razones de cultura, religión y otros motivos.
    Los Derechos Humanos no pueden ser suprimidos ni manipulados por quienes detentan el poder político, ni por quienes aspiran a reformas o a tomar dicho poder, ni por quienes dirigen los entramados económicos, ni por los que usan ideologías y creencias religiosas, como un medio para controlar y servirse de los demás.
    La educación para la ciudadanía y la conciencia pública, la cultura y los medios informativos y de comunicaciones deben ser aliados imprescindibles de los Derechos Humanos.
    Nuestro Señor Jesucristo expresó: “Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10), y también aclaró: “conocerán la verdad y la verdad les hará libres” (Juan 8:32). Los Derechos Humanos son en parte la respuesta a sus palabras.

    La Visión, Misión y Ética de nuestro Centro declaran:
    Estamos conscientes que vivimos en un país que se ha estado esforzando por construir –como en un laboratorio con aciertos y errores– una sociedad alternativa […] razón por la cual no renunciamos a esta utopía, sino que contribuimos a enmendar desaciertos y a buscar nuevos horizontes, ya que toda obra humana es perfectible (Ro. 12:1-2) […] En función de lo anterior nuestra misión consiste en potenciar la cultura, el humanismo y las más altas virtudes cristianas. Fomentamos procesos de análisis, participación, incidencia y solidaridad que puedan contribuir a prevenir y superar problemas, dificultades, crisis y conflictos de diversa índole, por medio de la reflexión, el estudio, el diálogo, el servicio social, la reconciliación, la toma de decisiones y acciones comunitarias. Nuestra ética sustenta la dignidad plena del ser humano, la reverencia por la vida y una cultura de paz. Efectuamos nuestra labor con el respeto que merecen los Estados, la sociedad civil, las instituciones religiosas en particular y las personas naturales.
    Desde sus principios y objetivos nuestro Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba, seguirá incluyendo en sus programas y aún mejorando lo concerniente a los Derechos Humanos.