Proyectos
INSTITUCIONALES:
  • PPM Pan para el Mundo (Alemania)
  • FSDH Fundación Sueca para los Derechos Humanos (Suecia)
  • Diakonía Suecia
  • IPH Iglesias protestantes de Holanda
  • IUC Iglesia Unida de Canadá
  •  

    OTROS PROYECTOS:

     

  • Proyectos puntuales con Oficinas de Cooperación al Desarrollo (OCD) de las embajadas y otras Agencias.

  • Visita nuestro Canal

    Próximos eventos

    There are no events.

    El Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba trabaja para potenciar la transparencia y la buena administración dentro de la Institución y también con las organizaciones contrapartes, compartiendo información financiera, contabilidad anual, los resultados operativos y las conclusiones de las auditorías externas. La transparencia también implica ser abierto, informando las dificultades y los problemas, y dialogando con diferentes actores locales.

    Creemos que un enfoque fuerte sobre el trabajo de anticorrupción, tanto interno como externo, fortalece la reputación de la organización como profesional y digna de confianza.

    Se pueden encontrar temas sobre la anticorrupción y la garantía de calidad en varios de nuestros manuales y directrices:

    • Manual de Funcionamiento Interno
    • Guía de Procedimientos Financieros y Contables
    • Políticas Administrativas Financieras
    • Manual de Funciones

    Es ampliamente conocido que la corrupción es un gran problema en muchas sociedades. El enfoque sobre los impactos negativos de la corrupción y una mayor conciencia acerca de la misma para su prevención y castigo se han incrementado bastante durante los últimos años.

    Existen varias definiciones de corrupción, y parece que no hay una sola que abarque cada caso en que se manifiesta. En general, la corrupción tiene que ver con un comportamiento poco ético. Una definición podría ayudar a llegar a una comprensión común sobre la corrupción. Sin embargo, la presentación de una definición muy específica podría resultar en la exclusión de varios aspectos de este lamentable mal.
    Sugerimos una definición que incluye tanto a la sociedad civil como al servicio público y el sector privado: “Corrupción es el abuso del poder para el beneficio ilegítimo individual o colectivo”.

    Muchas ONGs usan esta definición que ha sido desarrollada por la Red Noruega de Desarrollo.

    La corrupción demuestra tener influencias negativas, perjudiciales y devastadoras sobre la inversión, el crecimiento económico, el desempeño y eficiencia administrativa y el desarrollo político; reprime el espíritu empresarial, despilfarra los recursos nacionales y debilita la capacidad administrativa y la democracia.

    Tipos de corrupción

    La corrupción existe en variadas formas y hay muchos tipos diferentes. Entre las principales están:

    Soborno: Cuando un individuo, organización o institución proporciona bienes o servicios indebidamente a cambio de alguna forma de compensación deshonesta. El soborno involucra por lo menos a dos partes: el que da y el que recibe.

    Coima: Una forma de soborno, donde alguien involucrado en un proceso de compra (adquisición) recibe una recompensa o comisión, material o no-material, del proveedor para hacer el pedido de bienes o servicios.

    Malversación: Cuando el encargado de la administración sustrae o gasta indebidamente los fondos públicos.

    Fraude: Un delito cometido por cualquier persona que disemina públicamente información engañosa para influir en el precio de bienes, valores u otra propiedad. El mal manejo de fondos de proyectos también es fraude.

    Extorsión: El hecho de obtener bienes, servicios, lealtad, filiaciones, favores por la fuerza, con amenazas o demandas excesivas.

    Favoritismo: La promoción injusta de una persona o un grupo a expensas de otras.

    Conflictos de interés: La toma de decisiones en un asunto donde existe un interés personal o donde el resultado podría llevar a una ganancia para el tomador de decisión o alguien cerca de ellos. También incluye la imparcialidad del tomador de decisión cuando es responsable de una misión.

    La definición del CCRD-C de la corrupción también incluye violaciones del código de conducta de la organización. Bajo esta perspectiva, el uso del poder para el beneficio personal es un aspecto importante.

    La corrupción o acciones corruptas no siempre son actividades criminales. Aunque no conlleven acciones legales o disciplinarias o castigos, son consideradas acciones poco éticas y deben ser enfrentadas o prevenidas para que no ocurran. Un ejemplo de esto es la negligencia seria. Se define como la falta del cuidado apropiado en velar por los intereses de la organización o del grupo meta, y por ejemplo, el hecho de no actualizarse en las reglas y regulaciones internas (llevando al mal manejo y al incumplimiento, u ocasionado ventajas personales).

    Ante estos hechos, el CCRD-C podría aplicar acciones disciplinarias.

    El CCRD-C desarrolla métodos y herramientas para garantizar la calidad en cuanto a que los recursos sean usados de una manera eficiente, transparente y eficaz para cumplir con los objetivos para los cuales han sido asignados los recursos.

    Los manuales y guías del CCRD-C en sí son herramientas de prevención. El trabajo de monitoreo realizado por el personal tal vez sea la mejor herramienta, no solamente para el control, sino también en diálogo con las contrapartes para identificar los riesgos y debilidades, resolver problemas y fortalecer su trabajo.

    Son siempre necesarios los controles y el monitoreo de proyectos y programas, lo cual se revierte en una forma de trabajo anticorrupción. Las visitas de campo y el monitoreo cercano de proyectos que reciben apoyo son las herramientas más importantes en la atenuación de la corrupción. La comparación de resultados de visitas de campo y la evaluación de informes de los socios son herramientas esenciales en el trabajo de atenuación de la corrupción.

    Cómo implementar y darle seguimiento a las directrices anticorrupción

    1. Debe involucrarse el equipo de altos directivos para dar dirección al proceso y lograr una implementación exitosa, y como garantía de que el trabajo anticorrupción estará en la agenda de la organización.
    2. Construcción de capacidades del personal. Con relación al trabajo anticorrupción es esencial para tener éxito y garantía de calidad. Todos los empleados deberán recibir capacitación adaptada a sus organizaciones y necesidades. Se ha elaborado un plan sobre cómo proceder con esto y se encuentra entre los anexos. El papel del equipo de alta gerencia es importante también con relación a la construcción de capacidades.
    3. Hay asesoramiento disponible para los empleados con relación a las situaciones difíciles. Una política anticorrupción proporciona lineamientos a los empleados en muchas cosas, pero la temática es difícil y surgirán muchas preguntas.
    4. Las acciones en contra de los empleados que violan los reglamentos, por ejemplo el Código de Conducta. En el CCRD-C un empleado que actúa en contra de las reglas establecidas en las diferentes directrices, podría enfrentar medidas disciplinarias o legales en correspondencia con la falta cometida.
    5. Controles, auditorías e informes. La experiencia nos ha demostrado que las reglas administrativas solo son exitosas si van acompañadas de mecanismos de control, especialmente cuando son ejecutados por personal externo a la institución.
    6. Contratación de personal. Es importante siempre buscar aprobación dentro de la organización para toda contratación. Si existen dudas sobre la contratación de una persona, será difícil que pueda desarrollar su trabajo. Al mismo tiempo, es importante que el personal pueda trabajar libremente y desarrollar sus tareas a la mayor medida de su capacidad. Son valiosas la transparencia y la existencia de procesos bien establecidos para la toma de decisiones en la contratación.