Proyectos
INSTITUCIONALES:
  • PPM Pan para el Mundo (Alemania)
  • FSDH Fundación Sueca para los Derechos Humanos (Suecia)
  • Diakonía Suecia
  • IPH Iglesias protestantes de Holanda
  • IUC Iglesia Unida de Canadá
  •  

    OTROS PROYECTOS:

     

  • Proyectos puntuales con Oficinas de Cooperación al Desarrollo (OCD) de las embajadas y otras Agencias.

  • Visita nuestro Canal

    Próximos eventos

    There are no events.

    Devocional Semana de Oración por la unidad de los cristianos

    Devocional Semana de Oración por la unidad de los cristianos

    Si nos concentráramos en el sentido de la vida, la promoción de la comunidad y sus valores, el significado de la figura de Jesucristo, la ayuda solidaria, el respeto al prójimo, sin atender a otra cosa que no sea su condición humana, y miráramos menos las formas en las que se participa de la cena del Señor, la determinación de posiciones jerárquicas, las concepciones del sacramento, las formas de adoración, la interpretación de los textos sagrados, entre otras cuestiones doctrinales, entonces sí pudiéramos hablar de la restauración de la unidad de los cristianos; o sea, del ecumenismo. Anualmente, entre el 18 y 25 de enero, se celebra la Semana de Oración por la Unidad de los cristianos, entre las festividades de la confesión de San Pedro y la conversión de San Pablo. Otras denominaciones la hacen en torno a la fiesta de Pentecostés.

    ¿Acaso hemos concienciado que no basta con esa semana? O mejor, que ese tiempo debería permanecer, pero como un recordatorio de que se ha logrado la unidad.

    En nuestro Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba, el devocional del viernes 25 trató sobre esta cuestión. De voz de la Directora Ejecutiva, Rita M. García Morris, quien encausó su mensaje a partir del primer milagro que realizara Jesús en una boda en Caná de Galilea, el auditorio se acercó a un hombre que comparte la alegría de la vida con sus amigos, que honra con su presencia la celebración de un matrimonio, por la importancia que este vínculo representa en el inicio de una nueva familia. Es ella uno de los principales basamentos sobre los que se erige la sociedad y, a la vez, la que regula en gran medida las concepciones sobre la convivencia, independientemente de si existe o no una relación de parentesco. Cabría preguntarse entonces, ¿cuándo los cristianos nos reconoceremos como una familia, sin exclusividades que nos encierren en una sola posición?

    Share