Al bajar Jesús de la barca, vio la multitud, y sintió compasión de ellos, porque estaban como ovejas que no tienen pastor, y comenzó a enseñarles muchas cosas.

Marcos 6:34

       Texto bíblico: Lucas 10:25-37

 

[Por razones religiosas e históricas, los israelitas y los samaritanos

se consideraban enemigos y ni siquiera se dirigían la palabra unos a otros].

Luego de la matanza de jóvenes en un club de Orlando, en la Florida, frecuentado por varones y hembras, lesbianas, homosexuales, transexuales, intersexuales, y otras personas heterosexuales a quienes les gusta el ambiente festivo de dicho lugar; pude ver la declaración de alguien que tiene un cargo pastoral en una determinada iglesia, quien dijo, entre otras cosas: “Lamento que el autor de la masacre no haya matado a todos los homosexuales […] Yo creo que el gobierno estuviera bien si mataran a todos los homosexuales”.

La diversidad humana no se puede ocultar ni negar: las opiniones y las conductas son múltiples dentro y fuera de la Iglesia Cristiana. La diversidad en sí no es mala, sino una gran riqueza que puede ser usada para el bien o para el mal de personas, naciones y múltiples colectivos, incluyendo las religiones.

Pero, ¿qué somos los cristianos en medio de lo diverso, entre conductas individuales y grupales que resultan dañinas en lo personal, cultural, político, económico, científico y en lo relacionado con el medio ambiente o biosistema planetario?

¿Qué vamos a hacer? ¿Exterminar a quienes se enriquecen sin misericordia, sin tomar en cuenta la pobreza y la miseria de otros? ¿Acabar con quienes llegan a tener una fama que los pone por encima de la moral y el respeto a los demás? ¿Eliminar a quienes construyen armas cada vez más mortíferas y de destrucción masiva? ¿Borrar del mapa humano a los políticos corruptos y prepotentes? ¿Destruir sin misericordia a los narcotraficantes? ¿Suprimir cualquier forma a los que participan como lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGTBI)? ¿Qué penalidad pondremos a los que trafican y abusan de niños, adolescentes, mujeres y hombres?

Cuando muramos no nos enfrentaremos a un Juez sino a un Padre justo, misericordioso, que no puede ser engañado ni burlado. Él sabrá verdaderamente cuáles fueron las acciones y decisiones que tomamos y que nos dañaron a nosotros mismos y a otros.

Nuestra responsabilidad fraterna ante todos estos problemas es seguir siendo pastores y pastoras, proclamando –con palabras y obras– el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, acercándonos –no despreciando– a quienes hacen mal a otros o se lo hacen a sí mismos, que nuestras palabras y acciones sean amistosas, orientadoras, incluso cuando no acepten ni la fe ni la moral por la que nos esforzamos muchas veces quienes seguimos a Cristo. No pagar a nadie mal por mal (Romanos 12:17). Debemos consolar a los afligidos y jamás alegrarnos del mal de nadie. ¿Acaso eso no fue lo que hizo nuestro Señor Jesucristo?

 

Rev. Raimundo García Franco

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *