Terminada la visita del presidente de los Estados Unidos de América a Cuba, debemos tener cuidado de que nuestros pasados, la prensa sensacionalista, nuestros recuerdos y emociones no nos hagan perder la más que necesaria cordura.

Más de cincuenta años nos separan del inicio de las contradicciones y rupturas entre ambos países; así como también de los cambios que acontecieron aquí para el sufrimiento de unos(as) y la esperanza de otros(as): las muertes, las pérdidas, las separaciones, y el trabajo estable, la salud pública, la educación, las viviendas…También las guerras directas e indirectas en América Latina y África, la caída del campo socialista, las acusaciones en múltiples foros, la presión del más fuerte y la espina clavada en ambos lados.

La realidad muestra una continua crisis, que se expresa en sus tamaños relativos, pero no en sus contenidos políticos, económicos, sociales, culturales y existenciales.

La piel blanca del presidente cubano y la piel negra del presidente norteamericano son un imbatible testimonio de la esencial igualdad humana. El tiempo transcurrido, las palabras insultantes y las acciones dañinas, ofensivas y defensivas entre ambos países no han dado el resultado deseado.

Esto recuerda la infructuosa pesca de los discípulos de Jesús durante una noche entera, el agotamiento en que cayeron y lo decepcionante de los resultados y la recomendación que les dio Jesús: “Echen la red a la derecha de la barca, y pescarán. Así lo hicieron y después no podían sacar la red por los muchos pescados que tenía”(Jn.21:6).

Algunas veces estamos tan empecinados(as) y agotados(as) con nuestros rencores y fracasos que seguimos insistiendo porque no queremos reconocer que debemos tener otra iniciativa, tomar otro rumbo. Eso ha ocurrido por muchos años entre Cuba y los Estados Unidos. Lo que no es casual es que la Iglesia -en esta caso la Iglesia Católica- haya puesto su esfuerzo en que se efectúen los diálogos necesarios para que comience y se desarrolle un difícil y largo proceso reconciliatorio, que nos ha llevado al momento actual, con el concurso de los buenos propósitos de muchos y muchas.

La pregunta que Jesús hizo a los disdpulos al amanecer de un día: “Muchachos, ¿no han pescado nada?” (Jn. 21:5) fue respondida con un “no” de frustración y desesperanza; y la recomendación por parte del Maestro fue:”Echen la red […] y pescarán” (Jn.21:6).

¿Aceptaremos nosotros la petición de Jesús, pero con respecto a las relaciones de Cuba y los Estados Unidos? Los presidentes Raúl y Obama han decidido probar. ¿Acaso las señales que tenemos no alientan nuestra esperanza? Roguemos al Señor y, aunque estemos agotados(as)y resentidos(as) por múltiples razones, oremos y actuemos para obtener una pesca abundante que nos ayude como nación, como familias y como personas.

Esta ha sido una señal al inicio de la Semana Santa.

RAIMUNDO GARCÍA FRANCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *