Yo soy el maestro albañil al que Dios permitió poner los fundamentos,

y otro es el que está construyendo sobre ellos. Pero cada uno

debe tener cuidado de cómo construye, pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto: Jesucristo. Sobre este fundamento se puede construir con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, paja y cañas;

pero el trabajo de cada cual se mostrará claramente el día del juicio, porque ese día vendrá con fuego, y el fuego probará el valor del trabajo de cada uno.

Si alguien construyó un edificio resistente al fuego, recibirá su pago; pero

si lo que construyó llega a arder, lo perderá todo,

aunque él mismo logre salvarse como quien escapa del fuego.

1 Co. 3:10-15

Sigue leyendo

Si hay algún pobre entre tus compatriotas en alguna de las ciudades del país que el Señor tu Dios te da, no seas inhumano ni le niegues tu ayuda a tu compatriota necesitado; al contrario, sé generoso con él y préstale lo que necesite. No des lugar en tu mente a este malvado pensamiento: “Ya está cerca el año séptimo, el año en que se perdonan las deudas”, y entonces pongas mala cara a tu compatriota que se halla en la pobreza, y no le prestes nada; porque él clamará contra ti al Señor, y tal acción se te contará como pecado. Debes ayudarlo siempre y sin que te pese, porque por esta acción el Señor tu Dios te bendecirá en todo lo que hagas y emprendas. Nunca dejará de haber necesitados en la tierra, y por eso yo te mando que seas generoso con aquellos compatriotas tuyos que sufran pobreza y miseria en tu país.

Dt. 15:7-11

Pues a los pobres siempre los tendrán entre ustedes,

pero a mí no siempre me van a tener.

Mt. 26:11 (Mc. 14:7; Jn. 12:8)

Sigue leyendo

Al bajar Jesús de la barca, vio la multitud, y sintió compasión de ellos, porque estaban como ovejas que no tienen pastor, y comenzó a enseñarles muchas cosas.

Marcos 6:34

       Texto bíblico: Lucas 10:25-37

 

[Por razones religiosas e históricas, los israelitas y los samaritanos

se consideraban enemigos y ni siquiera se dirigían la palabra unos a otros]. Sigue leyendo

Jesús llamó entonces a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: Les aseguro que si ustedes no cambian

y se vuelven como niños, no entrarán en el reino de los cielos.

MATEO 18:2

Los niños crean sus propios juguetes y personajes en la mente, aunque luego la mayoría de estas fantasías infantiles se olvidan.

Las circunstancias de la vida obligaron a que dos hermanos solo pudieran verse tras una larga separación; pero una vez, a los cincuenta años, se encontraron. El hermano mayor miró fijamente al menor a los ojos y, después de unos instantes de silencio, le preguntó: “¿Quién es Silongo?”.

Sigue leyendo

••• nadie es hijo de Dios solamente por pertenecer a cierta raza •••

Romanos 9:8

Hubo en aquel tiempo una gran protesta de parte del pueblo y de sus mujeres contra sus compatriotas judíos [•••] Decían además: Tanto nuestros compatriotas como nosotros somos de la misma raza; nuestros hijos no se dlferencian en nada de los de ellos. Sin embargo, nosotros tenemos que someter a nuestros hijos e hijas a la esclavitud. De hecho, algunas de nuestras hijas son ya esclavas, y no podemos hacer nada por evitarlo… “· (Nehemías 5:1-5).

Sigue leyendo